La Metoscopia

¿En qué consiste la magia de los lunares del cuerpo?
La metoscopia es también conocida como la melanomancia y esta se trata del estudio del carácter de un ser humano y de aquello que le depara el futuro, a través de la interpretación de los lunares que posee en su cuerpo, su forma y su lugar de ubicación.

¿Qué es la Metoscopia? Se puede decir que la definición de qué es la Metoscopia se basa en la interpretación en la cual los lunares de nuestro cuerpo, hace las veces de estrellas o astros, es decir, se pueden decir que estos son símbolos esotéricos escritos sobre nuestro propio cuerpo.
Al definir qué es la Metoscopia estamos hablando de una ciencia que es capaz de revelar, a quienes los saben interpretar, las características de la personalidad, más profundas de un ser humano y por supuesto, de aquello que el futuro puede depararle, en función de su forma, su color y su ubicación.

Aunque no es demasiado conocida en la actualidad, la metoscopia es una de las más antiguas técnicas de adivinación en la historia del hombre; algunas fuentes de información revelan que la metoscopia era utilizada desde hace miles de años en la antigua Mesopotamia, en Egipto y en China, no obstante esta fue abandonada y casi olvidada durante muchas años, hasta recobrar cierto nivel de fuerza durante la época del renacimiento.

¿Cómo se lleva a cabo la Metoscopia o melanomancia? Antes de saber que cada uno de los lunares que poseemos cuenta con un significado particular según su lugar de ubicación en nuestro cuerpo, debemos saber que cada una de las zonas de nuestro cuerpo cuenta con un significado en particular, de este mismo modo, cada una de las áreas de nuestro cuerpo se encuentra directamente relacionada con determinados sucesos pertenecientes tanto al pasados, como al presente y por supuesto, al futuro, logrando así poner en evidencia cuales serán los sucesos o tendencias de nuestra vida en el futuro.

Como lo hemos dicho antes, el tamaño de los lunares de nuestro cuerpo, también nos aporta información altamente relevante respecto a la intensidad y la fuerza respecto al fenómeno de nuestra vida, al cual se encuentra estrechamente relacionados.
Es por ello que antes de determinar qué es la Metoscopia es necesario lograr controlar la información que nos proporcionan estos elementos, empezando así por matizar el simbolismo de los lunares más pequeños y logrando concentrarse así en los lugares más grandes.

Las formas de nuestros lunares nos aportan también de alta relevancia respecto a nuestra forma de ser y nuestro destino, en términos generales podemos decir que los lunares redondos revelan aquellos aspectos más positivos de nuestra personalidad, mientras que los lunares más geométricos se encuentran vinculados con gran frecuencia, a las características negativas.
Por otra parte, el color de nuestros lunares también nos revela los sucesos y las tendencias más favorables cuando se encuentran asociadas a los colores claros, mientras que los lunares de colores más oscuros se encuentran vinculados a las dificultades futuras.